32 C
Yucatán
domingo, febrero 28, 2021
Inicio Las del Día En medio del confinamiento pandémico, la adicción a metanfetaminas es otro contagio...

En medio del confinamiento pandémico, la adicción a metanfetaminas es otro contagio en Yucatán

Por Alejandro Moreno.

Primera de tres entregas: “Cuando te agarra el chango” o de la desesperación cuando se intenta dejarla

El confinamiento y las restricciones a la movilidad establecidos en la entidad para mitigar el contagio de COVID-19 en la entidad parecen estar lejos de haber sido un obstáculo para la compra-venta de drogas ilícitas en Yucatán y entre ellas destaca el cristal.

Para el presidente del consejo del Centro de Integración Juvenil, Víctor Roa Muñoz, las tensiones por la incertidumbre sobre qué pasará con la pandemia de COVID-19 en México y el mundo, la pérdida de empleos o el cambio en los procesos de educación escolar podrían estar incidiendo en un mayor uso de estimulantes entre la población con adicciones en Yucatán.

Con todo ese entorno, vencer la adicción a los efectos producidos por la droga no es cosa fácil y de ello dan cuenta quienes la consumen. Ernesto, a sus 51 años, lo sabe. También Marta y Jesús, apenas estudiantes de prepa. Los tres han intentado dejarla, pero los efectos de la abstinencia, que el primero llama “que te agarre el chango” son demasiado para soportarlos.

Marta, Jesús y Ernesto, así como otros dos casos que contaron sus experiencias con “la meta”, forman parte de un creciente público consumidor de esta droga que ha ido desplazando a otras como la cocaína o el crack en Yucatán desde 2019. De forma similar a un contagio, la adicción a esta droga se disemina en la entidad.

Si bien la mariguana sigue siendo la sustancia ilegal de mayor consumo en Mérida y gran parte del territorio estatal, desde 2018 la adicción al cristal incrementó en un 11 por ciento y para 2019 un 22 por ciento, de acuerdo con las estadísticas del CIJ.

“Quienes pueden acceder a la cocaína la siguen consumiendo, pero vemos que las sustancias se han abaratado. Hoy en día hay mayor disponibilidad para conseguirlas y aunque la variación de precio no pueda ser mucha, la aparición del cristal llega como una droga más accesible en costo que la cocaína”, indicó.

El consumo de sustancias ilegales, expuso, se ha agudizado por la pandemia que estamos viviendo. Además de los casos que ya están en tratamiento y “siguen luchando mantenerse limpios, hay nuevos casos de adicción a la metanfetamina.

Esa lucha no es cosa fácil porque, como todo estimulante o depresor del sistema nervioso, consiste en abandonar el gusto por la sensación que produce su consumo, además de la ansiedad y el intenso malestar generados por la abstinencia.

Para entender esa pelea y evitar la discriminación contra las personas adictas es necesario conocer cómo está compuesta esta droga, su proceso de asimilación y los efectos en quien la consume.

A través del cristal

De acuerdo con el estudio A través del cristal. La experiencia del Consumo de Metanfetaminas en Tijuana, realizado por Karina Jiménez Silvestre e Isaías Castillo Francio, en 2011, la metanfetamina se conoce como speed cuando se ingiere o se inhala; manivela’, si se inyecta, y cristal o ice al fumarla.

El speed alude a una sal (clorhidrato de metanfetamina), mientras que el cristal se refiere a la forma de base libre de metanfetamina. Este producto se elabora en laboratorios clandestinos a través del método de reducción química de efedrina. Se distribuye en envoltorios pequeños de plástico llamados globos o bolsas que contienen cristales finos de coloraciones o incoloros.

Para su producción se recurre también solventes inflamables o compuestos volátiles orgánicos como metanol, éter, benceno, cloruro de metileno, tricloruro de etano o tolueno, así como al ácido muriático, hidróxido de sodio, sal, amoniaco, solventes de gas de lámpara, anticongelantes, hidróxido de amonio, fósforo rojo, yodo y metales reactivos.

Fumar la metanfetamina en una pipa de vidrio, de manera similar al crack de cocaína, es la forma más habitual de consumo. Incluye dejar un residuo que puede volver a fumarse, con efectos que quizá duren de seis a ocho horas, con dosis aproximadas de 10 a 50 miligramos.

La sensación inmediata es un estímulo intenso llamado destello o rush que dura unos minutos y se describe como extremadamente placentero. Eso se conoce como la luna de miel con la sustancia al ser una etapa que tiene una relación estrecha con las actividades que desea llevar a cabo o los logros por obtener durante el consumo. Es un periodo muy productivo, acorde al estudio mencionado.

A lo anterior se suman ausencia de sueño, estado de alerta, disminución de fatiga, aumento de la frecuencia respiratoria, hipertermia, reducción del apetito, mejoría del estado de ánimo, mayor iniciativa, autoconfianza y capacidad de concentración.

También existe euforia, incremento de la actividad motora con lapsos de mucha energía y habla rápida; mejora el rendimiento de las tareas mentales sencillas. En el terreno deportivo, el rendimiento físico de los atletas es más alto.

Lo que está detrás de esas sensaciones es el efecto farmacológico: la liberación de dopamina, una sustancia natural del cuerpo humano relacionada con la experiencia de placer y satisfacción.

Esto mejora el estado anímico, la motilidad e induce la dependencia. Por eso, con el fin de intensificar los efectos, algunas personas usuarias del cristal incrementan la dosis con la que inician o cambian la forma de administrarla. Dejan de dormir o comer durante el estímulo, efecto al que llaman run o corrida y llegan a consumir hasta un gramo cada dos o tres horas durante varios días.

Hasta ahí todo parece placentero y sin problemas, pero de acuerdo con el estudio, el abuso crónico puede provocar comportamiento psicótico: paranoia intensa, alucinaciones visuales y auditivas y comportamiento violento. A eso debe sumarse la probabilidad de ataque cardiaco o derrame cerebral.

Si la persona adicta se abstiene, tendrá que enfrentar por lo menos irritabilidad, pero de ahí puede pasar a la ansiedad, fatiga, depresión severa, paranoia con tendencia suicida u homicida, delirios (sensación de insectos caminando bajo la piel, lo cual provoca que se «rasque» hasta lesionarse).

“Cuando te agarra el chango”: las dificultades para dejarla

Ernesto tiene 51 años de edad, es chofer de un camión de carga y fuma cristal desde hace más de cinco años. Aunque ha pensado dejarlo “por su trabajo”, no lo ha logrado. Esta es su versión:

La primera fumada no lo sientes, la segunda tampoco pero cuando te pone ya tienes que fumar cada tres o cuatro horas para agarrar la corrida: prendes la pipa… tienes que esperar a que derrita el cristal y “le salga el diablo”, que es todo “químico” que se quema en la primera vez que le pones el encendedor y el cristal queda manchado de negro.

Entonces vas poniendo el fuego, vas inhalando en las diferentes partes de la pipa. Cada que mueves el encendedor se va quemando más hasta que le das el último y calientas toda la pipa.

Ernesto viaja semanalmente a todas partes de la república por su empleo. En ocasiones ha pasado cuatro días sin dormir, al volante día y noche. Cuando el cansancio lo alcanza da otra fumada y “otra vez para arriba”. El efecto, según él, es diferente la cocaína: no es eufórica, sino que lo mantiene concentrado en la carretera.

El problema es cuando se anima a querer dejarla. Entonces llega la ansiedad, la comezón en el rostro o en partes del cuerpo que no puede dejar de rascar:

Cuando te da “el changuito” empiezas con una oreja y luego ya te estás rascando toda la cara.

El resultado es ser vencido por la sensación y comprar una dosis más que, en Mérida, detalló, se consigue de todos los colores y calidades.

Sólo que aquí todo es muy bajo el agua. No es como en otros lugares que hay los picaderos o tienditas, aquí sólo que alguien te recomiende y tengas el teléfono indicado…

Continúa mañana con la segunda entrega para conocer los testimonios de Marta y Jesús, dos adolescentes adictos al cristal.

Deja un comentario

MÁS POPULAR

Una década de bonanza para los constructores en Yucatán

Juan José Tun Cosío Con excepción de 2012 y 2014, en la última década las empresas constructoras de Yucatán...

ValeVeinte – La entrevista a Laysi Tun y La Mestiza Power

https://youtu.be/d_G3D1gr-q8 En entrevista para "ValeVeinte" , con  invitadas de lujo: Conchi León la mestiza "power" y Addy...

La Kafka Divina: XLVIII

Por Tony Peraza

Coaching Sectas Y Espiritualidad

En este episodio charlamos sobre el crecimiento que ha tenido el llamado coaching como objeto de consumo, su vinculación con el físico, el bienestar y el llamado pensamiento positivo. Abordamos la manera como se vinculan otras prácticas relacionadas al coaching, tales como la alimentación, espiritualidad y algunos comportamientos sectarios.