32 C
Yucatán
domingo, febrero 28, 2021
Inicio Las del Día “Amigo date cuenta”: ese político que admiras te está engañando

“Amigo date cuenta”: ese político que admiras te está engañando

Por Luis R. Castrillón

Hace unos 30 años Tony Peraza convirtió su talento para el arte gráfico en una herramienta para estar pinche y pinche, terco en cada trazo, esas “burbujas” que las personas públicas aman crearse para flotar entre la sociedad.

El propósito ha sido exhibir sus presunciones, errores y engaños. Sacarlos de esa mistificación en las que el resto equivocadamente los ponemos y pasarlos de esas esferas a dejarlos en pelotas… socialmente desnudos, es decir.

Recurriendo a la caricatura y al sarcasmo como placebos para una personalidad de la que no puede escapar -ni a sí mismo se perdona- el monero yucateco es como una desfibradora de la realidad que muestra los hilos por lo más delgado y nos avisa en lenguaje de la red: amigo date cuenta… vives en el engaño.

Como si fuera a tuitazos, a través de una entrevista que puedes ver completa en nuestro canal de YouTube, nos deja una serie afirmaciones sobre la pandemia de COVID-19, el uso de los medios sociodigitales, el humor, la corrección política y esa insistencia en andar empelotando personas públicas:

Twitter: “se ha convertido en una lucha de cantina a punto de cerrar. Antes la obligación era ser sintético (en la época de los 120 caracteres) y podías hacer juegos de palabras, poemínimos y minicuentos. Ahora es como un Mad Max y salva tu vida, es impresionante”.

Facebook: “es un poco más dialogante. Yo siempre termino, con los haters que me caen, en buenos términos. Es como una reunión familiar y alguien ajeno se mete a opinar: el cuñado, el famoso que sabe de todo. Pero también hay espacio para que te revises a ti mismo”.

El periodismo y el cartón político: “Le doy mucha credibilidad a tener el valor de decir me equivoqué, no revisé, no corregí, me disculpo y lo remedio. Eso habla de una nobleza de la gente que hace comunicación, porque los comunicadores somos a final de cuentas responsables de administrar un derecho de la gente”.

La pandemia de COVID-19: “nos hizo sentir otra vez como especie porque nos está tocando a todos. Me parece fascinante como la ciencia ha respondido al reto. Como monero me gusta dirigir la crítica al mismo ciudadano porque en este momento no todo lo va a resolver la autoridad, sino que nosotros tenemos nuestra seguridad en nuestras manos.

Nos va a cambiar para siempre: nuestra forma de vivir, de consumir; es como si hubiésemos vivido una enorme fiesta de excesos y ahorita estamos en la cruda viendo cómo arreglar todos los muebles que se quemaron y el techo que se cayó y cómo vamos a repararlo.

El humor: “siempre nos vamos a reír de todo y el que te diga que no puedes hacerlo, eso no es cierto. Siempre lo vas a hacer; que no puedes publicarlo o enorgullecerte es diferente, y tenemos que limitarlo tal vez”.

La corrección política no está contra el humor y no hay generación de cristal: “(se trata más bien) de no hacer mofa de grupos vulnerables, de gente que no tiene la capacidad de respuesta o de erradicar esos chistes de mal gusto, que también ya estamos acostumbrados, humillando a la mujer…”.

Vacunas contra COVID-19: “hay quien está preocupado de que le pongan un chip porque van a seguirte. Van a seguirte qué, si tienes tu vida tan aburrida”.

Tony Peraza y Luis R. Castrillón.

Los políticos y la parábola del jardinero:

“De una manera sencilla: piensen en un jardinero. Estás decepcionado de un jardinero y hay una serie de jardineros que en época electoral dicen contrátame a mí, lo hago mejor, más barato y más rápido; lo eliges. Cuando ves que el jardinero se dedica a tomarse selfies, a cortar una planta y dice ‘miren estoy cortando una planta’ y corta otra y toma otra foto, tienes que empezar a sospechar que no terminará el trabajo y no está cumpliendo.

Ves que solamente está celebrando cada hoja que corta, que está viajando para decirle a otras personas lo bien que está quedando el jardín, pero no ves los cambios.

Te va a decir ‘es que no lo estoy terminando porque el anterior lo dejó mal y no lo terminaré a tiempo y te va a costar más. ¿Por qué dejaste que el otro jardinero te haga esto? La culpa es tuya así que yo voy a terminar cuando me dé la gana y quiero más varo’.

Pero nos resulta tan difícil cambiar el chip y empezar a exigir y (pensar) cómo le exigimos a una persona que es contratada por nosotros que cumpla su trabajo.

En ese punto el monero, el cartonista, es la persona que está diciendo: el señor no está trabajando. Está haciéndose al loco.  Siempre vamos a ser los niños que le vamos a estar diciendo a la gente que el rey está en pelotas”.

Deja un comentario

MÁS POPULAR

Sin opinión pública no hay democracia

Juan José Tun Cosío El concepto de opinión pública tiene como objeto la res publica, es decir, el interés...

Una década de bonanza para los constructores en Yucatán

Juan José Tun Cosío Con excepción de 2012 y 2014, en la última década las empresas constructoras de Yucatán...

Hay un periodismo aburrido: El Mesticiero en ValeVeinte

https://youtu.be/d_G3D1gr-q8 En entrevista para ValeVeinte, con  invitadas de lujo: Conchi León, la "Mestiza Power", y Addy Teyer,...

La Kafka Divina: XLVIII

Por Tony Peraza