21 C
Yucatán
lunes, marzo 1, 2021
Inicio Las del Día Círculo de regalos: un espacio donde la moneda de cambio es la...

Círculo de regalos: un espacio donde la moneda de cambio es la confianza y la gratitud

Por Mariana Beltrán Cortés

Mariel Kuri Auais lanzó una invitación en Facebook, buscando que sus amigos se unieran a la iniciativa Círculo de Regalos, con la finalidad de crear una red solidaria que pusiera en práctica el regalar sin recibir nada a cambio, más que gratitud.

Sin saber que tendría tanta respuesta aperturó el primer grupo basado en economía circular y de regalo en Yucatán en octubre de 2019. Inicialmente estaba conformado por sus conocidos de Facebook, sin embargo, como en cadena fue llegando más gente y hoy ya son casi 30 mil miembros.

El proyecto busca impulsar la creación de redes comunitarias e intercambio con conciencia en el desapego y la gratitud, así como del impacto del consumo humano y los bienes materiales en desuso.

«La cuestión económica y financiera es algo que a la gente le genera muchos problemas; sufrimos por cuestiones de dinero y bienes materiales. En la economía del regalo, no hay transacciones de dinero porque está relacionada con principios de desapego de lo material sin importar quién lo reciba», expone Mariel Kuri.

La premisa es sencilla: los miembros del grupo pueden solicitar u ofrecer el regalo en los comentarios de cada publicación y deben acordar la entrega de preferencia en un lugar público en caso de que no se conozcan.

«Queremos redefinir la manera de relacionarnos entre nosotros mismos, con nuestras pertenencias y con nuestro entorno. Lo que ya cumplió su ciclo en la vida de una persona puede significar un tesoro en la vida de otra.»

A diferencia del intercambio, las economías del regalo no requieren cuantificación ni medida valorativa de lo que se da, tampoco importa quien lo recibe. Lo que sí persigue es que los miembros puedan distinguir y decidir libremente su consumo con responsabilidad y probabilidad de ceder para que alguien más reciba, sin la necesidad de que sea a través del mercado.

«La intención es desprenderse y regalar. Entender que el dinero no es la única energía que mueve al mundo y que otras formas de relacionarnos son posibles para satisfacernos, si actuamos con compasión, solidaridad, gratitud, etcétera.»

Para Mariel ha sido un reto de poco más de un año, resaltar la importancia de no pedir desde la carencia ni obsequiar a partir de juicios de valor. Por eso antes de comentar en una publicación es esencial solamente: saludar, mencionar el nombre del artículo y agradecer de antemano.

«Hemos encontrado la manera de expresar ese agradecimiento de las personas a través de publicaciones posteriores a la entrega del regalo. Es un hecho, las personas necesitamos historias bonitas. Y no es tanto por la cuestión de conmovernos, sino para ir cambiando esa forma de mirar, más lo que hay y dejar de ver lo que no tenemos.»

«Lo poco o mucho que alguien pueda aprender mediante estas dinámicas finalmente lo puede trasladar a su realidad, y en ese reconocimiento podría ir deshaciéndose de los juicios que la detienen para regalar cosas. Realmente es algo de pensar porque muchas veces damos por lástima, pero seguimos replicando relaciones jerárquicas. Lo mismo con pedir, por qué me debería dar pena pedir, no se trata de hacer sentir mal a alguien porque pide algo. Tampoco se trata de pedir desde la conmiseración sino desde la confianza.»

¿Son las economías del regalo algo exclusivo de las sociedades de pequeña escala fuera del mundo industrializado?, pregunta el escritor Alex Gendler.

Mariel, quien además es especialista en finanzas y economías alternativas, explica que no exactamente: El dinero es una construcción humana, el diseño del sistema financiero es muy endeble. Entre pocas personas podríamos crear nuestra moneda alternativa, pero lo cierto es que no necesitamos dinero para todo, y la economía del regalo funciona a la par con los sistemas de intercambio.

«Cuando empezó la pandemia la principal preocupación es que el dinero dejara de fluir, por eso la importancia de reactivar la economía. Pero también es replicable a nivel comunitario, barrial o vecinal. Otro lugar donde se podría hacer es en las escuelas, “¿nos sobra algo? Lo ponemos en una mesa y que cada quien se lleve lo que necesite”. Aquí la moneda de cambio es la confianza y la gratitud.»

Deja un comentario

MÁS POPULAR

Tu jaajil wáaj ti’ yano’on te’ela’ {¿Qué tan cierta es nuestra presencia?}

Bernardo Caamal Itzá Muy buenos días, en el amanecer de este lunes les comparto unas reflexiones sobre la influencia...

Cervezas cannábica o con whiskey, entre las tendencias de la industria para este año

VeinteVeinte Si bien la cerveza con marihuana no es un producto nuevo en el mercado nacional e internacional, este...

Perros entrenados para detectar COVID-19, tan eficientes como una prueba de PCR

Luis R. Castrillón Perros para “oler” COVID-19, tan eficientes como una prueba de PCR.Imaginemos la zona de abordaje de...

“Soy de esas que…

La autora regresó de Ciudad de México, donde recibe tratamiento oncológico, cuando la atrapó su viejo vicio, beber un café en el...