32 C
Yucatán
domingo, febrero 28, 2021
Inicio K'aj óolto'on Los sobadores mayas de Yucatán

Los sobadores mayas de Yucatán

Por Bernardo Caamal Itzá

In wóojel le ye’eto’ –sé sobar y no me aprovecho de mis conocimientos mayas–, dice un médico tradicional de Peto.

“Con lo que sé apoyo a la gente que lo necesita. No juego con el dolor de la gente”, remata Eleazar de Jesús Tah Aké, de 50 años y más conocido como “Nool”, quien se dedica a la milpa y el ye’eto, el arte de sobar.

“En mi infancia veía a mi difunta madre sobar a las mujeres embarazadas. Ella, mientras las atendía, les explicaba cómo cuidarse durante y después del parto. Nunca dejó solas a las embarazadas.

“De mi madre aprendí el arte de sobar, pero sólo Dios otorga los conocimientos: Él nos regala un don para servir, cuando la gente acude a nosotros, es como si Dios nos pidiera servirles.

El huesero ya perdió la cuenta de lo lesionados que ha atendido. Unos llegan con algunas dislocaciones; otros, con fisuras o fracturas graves, que requieren tratamientos especiales, y se pueden corregir con masajes, suavizando los tendones, hasta corregir el problema.

Nool y los conocimientos del ye’eto

“Hoy pocos hacen este trabajo y no lo hacen bien, veo que sus pacientes requieren muchas sesiones, el problema persiste y no quedan bien. En mi caso, intento hacer un buen trabajo y cobro acorde con los ingresos de la gente, no puedo cobrar tan caro como otros profesionales, no vemos el lado monetario.

“Mi madre me decía: ‘Hijo, no hay que aprovecharse de las necesidades de quienes acuden a ti, no sabes cuando los vas a necesitar. Además, lo que sabemos, es herencia de nuestro Dios, hay que ser agradecidos con Él.”

Corregida una torcedura de tobillo

“Aprendí desde niño, pero decidí ejercerlo hace poco más de 20 años, me dio mucha confianza cuando un militar, con una torcedura de muchos años en los pies, solicitó mis servicios y más tarde, cuando se encontramos me dijo ‘muchacho, eres excelente con tu trabajo. Acudí con especialistas y no mejoré, ahora camino mejor.” 

“Combino los conocimientos de masaje que adquirí con mi madre con el uso de plantas medicinales.

“Cada vez es más escasa la gente que trabaja el parto, el masaje antiguo, y del uso de las plantas medicinales. Este don mucha responsabilidad, apoyar a quien lo pida, los médicos tradicionales no cobramos mucho y tampoco presumimos lo que sabemos; solo usamos conocimientos ancestrales en beneficio de nuestra gente.

“Antes de poner en práctica mis conocimientos, primero agradezco a Dios, por esta gran oportunidad de serle útil a mi comunidad”, concluyó con la entrevista el hijo de Andrea Caamal Aké (+) y Marcelino Tah Cano (+).

Cada día son menos vez los médicos tradicionales especialistas en los huesos, embarazos, el arte de curar las diversas enfermedades, incluso culebreros. Quienes poseen estos conocimientos milenarios trabajan solos, dado que sus hijos y nietos migraron en busca de mejores opciones ajenas a las milpas.

Heredero de conocimientos de medicina tradicional

Deja un comentario

MÁS POPULAR

Sin opinión pública no hay democracia

Juan José Tun Cosío El concepto de opinión pública tiene como objeto la res publica, es decir, el interés...

Una década de bonanza para los constructores en Yucatán

Juan José Tun Cosío Con excepción de 2012 y 2014, en la última década las empresas constructoras de Yucatán...

ValeVeinte – La entrevista a Laysi Tun y La Mestiza Power

https://youtu.be/d_G3D1gr-q8 En entrevista para "ValeVeinte" , con  invitadas de lujo: Conchi León la mestiza "power" y Addy...

La Kafka Divina: XLVIII

Por Tony Peraza