-0.2 C
New York
jueves, marzo 4, 2021
Inicio Hay Ciencia "Este desmadre ya duró mucho": razones para participar en prueba de vacunas...

«Este desmadre ya duró mucho»: razones para participar en prueba de vacunas vs. COVID-19

Si nadie participa en las pruebas, no habrá vacunas

Por Luis R. Castrillón

En agosto de 2020, en Mérida, Yucatán, el padre de Kevin falleció a consecuencia de la COVID-19. La pérdida, más allá del golpe emocional a la familia, despertó en este yucateco de 29 años la necesidad de encontrar una manera de poner algo de su parte en la lucha contra la pandemia.

Su búsqueda terminó cuando la investigación científica le ofreció una alternativa: participar en un ensayo clínico de vacunas contra la infección provocada por el virus SARS-CoV-2.

La incertidumbre de convivir con personas que están en grupos de riesgo, el desconsuelo del fallecimiento de familiares y amistades, o la búsqueda de lograr inmunizarse sin tener que esperar más se reflejan y comparten desde Yucatán hasta Nuevo León, Oaxaca, la Ciudad de México o Jalisco.

Para, Diana, Valeria, Christian, Ernesto, Mary, Andrea, Ana Laura, Alejandra, Mau, Héctor, Néstor y Kevin, el asunto es claro: una de las mejores herramientas para combatir la pandemia está en la investigación científica, y confiados en eso superaron incluso los rumores o miedos que pudieran haber influido en su decisión de participar como voluntarios en las pruebas de antígenos.

¿Por qué decidieron participar? ¿qué rumores escucharon o leyeron antes de decidirse? ¿por qué confiar en exponerte a ensayo clínico? Este es su testimonio:

Ernesto, Oaxaca, 47 años

Decidí hacerlo porque me dedico al periodismo y tengo que estar saliendo de casa y por las condiciones del trabajo. En el peor de los casos tenía un 80 por ciento de probabilidades de protegerme, ya era ganancia.

De rumores, no escuché muchos. Sólo cuando lo consulté con la familia comentaban que era una vacuna experimental, no totalmente probada y que había un riesgo. Pero toda esa información la proporcionan.

Confié en exponerme porque es una esperanza. Esa fue la parte que más valoré, es una esperanza de no contagiarte y de no contagiar a los que más quieres.

Mary, Mérida, 29 años

De rumores: el famoso chip y también muchos me dijeron que era peligrosa porque la vacuna no se había probado previamente y podía contagiarme, aunque realmente es la tercera fase del estudio. Además, existen varias vacunas en desarrollo y cada una cuenta con una metodología de investigación y todas las semanas estamos bajo un protocolo de seguimiento.

Ojalá nos vaya bien; este desmadre ya duró mucho y el hecho de que haya estos ensayos significa que poco a poco vamos saliendo de esto. Si queremos que funcione debemos poner de nuestra parte con participación y cuidarnos con las medidas de higiene y sana distancia.

Valeria, Mérida, 24 años

Me animé porque pienso que es una forma de aportar un granito de arena para que la pandemia se acabe lo más pronto posible. Mientras más vacunas haya, más posibilidades hay de que se abarque a un número mayor de población.

Aunque algunas personas me desanimaron diciéndome que les parecía algo arriesgado porque no está “al 100 probado” lo que me iban a poner en el cuerpo, una amiga me tranquilizó explicándome cómo se llega a una fase tres de investigación y las pocas probabilidades de que algo malo me sucediera.

Además, confío porque el ensayo clínico es resultado de una ardua investigación, segura y confiable.

Diana, Cuernavaca, 26 años

Decidí participar porque quería aportar en algo a la lucha contra el virus desde mi trinchera. Al participar ayudo a aprobar una posible vacuna o a focalizar esfuerzos en la producción de otra diferente.

Al ser cercana a la comunidad científica conozco el método científico y cómo funciona, y puedo entender bien los beneficios que puede traer a la sociedad mi participación.

Kevin, Mérida, 29 años

La razón principal de participar es un cambio de perspectiva tras el fallecimiento de mi papá por COVID-19 en agosto. Si antes me sentía comprometido con la divulgación de la prevención, ahora tenía una necesidad de intentar aportar algo a la comunidad científica para ayudar a enfrentar la pandemia.

Escuché rumores sobre el avance de las pruebas de algunas vacunas, pero al investigar entendí que eso tiene que ver con la velocidad de trabajo de los laboratorios; además creo en la ciencia y había leído antes cómo se desarrollan las vacunas y me pareció que era lo suficientemente seguro.

Claro que hay un riesgo, como en todo, pero el beneficio es mayor.

Andrea, Mérida, 29 años

Al ser voluntaria puedo ayudar a que las pruebas concluyan más rápidos y además se trata de ayudar a la investigación científica. Escuché rumores de daños neurológicos o efectos negativos por antecedentes de alergias, pero lo importante es aportar y participar.

Ana Laura, 40 años, Ciudad de México

Muy poca gente quiere ser voluntaria e incluso manifiestan no querer vacunarse pronto por desconfianza a la vacuna. Personalmente me suena un poco egoísta esta postura y a mí no me importa ser de las personas que se «arriesguen» con la prueba, para ayudar a que las investigaciones concluyan pronto y la pandemia ceda. Lo hago por los más vulnerables. De rumores escuché lo de siempre: que nos quieren inyectar un chip o cosas por el estilo; son de risa. La ciencia se crea a base de prueba y error, así mismo se perfecciona.

Christian Ochoa, Guadalajara, 38 años.

Para mí lo importante era disminuir la incertidumbre, porque en mi familia somos profesores y hay personas de la tercera edad. Supimos de rumores de nanotecnología, el famoso chip, pero no comulgamos con eso. También sabemos de gente que desconfía del gobierno, que puede ser solamente agua destilada lo que pongan en las vacunas.

Confiamos porque estuve leyendo los mismos estudios que la empresa -de la prueba- pública a nivel internacional. No se sabía de mayores complicaciones en las otras etapas.

Alejandra, Mérida, 25 años

De alguna forma quería contribuir a que la vacuna acelerara su proceso, para evitar que más personas sigan falleciendo por COVID- 19. Confío en que mi cuerpo puede adaptarse a este ensayo y que la fase tres de la vacuna no es tan peligrosa. Sin embargo, estoy preparada si algo pudiera ocurrirme.

Mau, 26, Mérida

La idea es reducir la posibilidad de contagio. Aún con la posibilidad de recibir un placebo, también puede ser que recibí la vacuna y puedo aportar para evitar la propagación. Además, ayudaría a evitar contagiar a mis padres que pueden tener una enfermedad más riesgosa que yo.

Escuché muchos rumores: que te causa enfermedades, que te inyectan el virus. La realidad es que cualquier vacuna o medicamento tiene efectos secundarios que varían de persona a persona y la vacuna contra COVID-19 no es la excepción.

Pero alguien tiene que hacerlo (ser voluntario). Si no hay voluntarios, el proceso de desarrollo de la vacuna no puede proceder y se retrasa la producción.

Héctor, 27 años, Mérida

Porque hay cierta obligación solidaria en nosotros como sociedad: para que una vacuna se desarrolle, como lo han hecho las que ya adquirieron su permiso por emergencia sanitaria, tuvieron que pasar también por las fases de investigación y comprobación. Si las personas no participáramos, no existiría actualmente ninguna vacuna. Es una cuestión de solidaridad y responsabilidad social.

A los rumores no hay que darles importancia, pues carecen de todo fundamento científico como que las vacunas modifican el ADN o afectan nuestra integridad.

Néstor, Monterrey, 29 años.

Participo porque una amiga fue la que comenzó el protocolo y una vez que me explico más detalladamente en lo que consistía decidí dar ese paso. Confío en el ensayo porque es parte fundamental de la medicina. Si no hay personas dispuestas a probar las medicinas, no habría cura para las mismas.

Deja un comentario

MÁS POPULAR

Confirma la FGR la detención del empresario Víctor Manuel Erosa Lizárraga

Comunicado Mediante un comunicado la Fiscalía General de la República en Yucatán informó que elementos de la Policía Federal...

Las madres, y las mujeres en general deben autocuidarse

Mariana Beltrán Cortés En 2018 se decía respecto a los hombres, que las mujeres destinaban 2.5 veces más de...

Ingresa nuevo frente frío número 39, débil a la Península

VeinteVeinte El nuevo frente frío número 39 se extiende sobre la península, sin embargo sus efectos son débiles, por...

Hopelchén, Campeche, es el epicentro de la ilegalidad

Mariana Beltrán Cortés Normal 0 21 ...