-0.2 C
New York
lunes, marzo 8, 2021
Inicio Las del Día Tren Maya: una ruta de violaciones al derecho a la información

Tren Maya: una ruta de violaciones al derecho a la información

Mariana Beltrán Cortés

Una de las características principales del megaproyecto Tren Maya es la insuficiente información sobre su impacto en la vida de las comunidades que cruzará su ruta.

Pese a lo dicho por autoridades federales, las consultas públicas sobre esa obra han incumplido los requisitos necesarios y violado el derecho de la población a contar con capacidad para tener una voz en el proyecto.

Ejemplo de ello es la consulta indígena y ciudadana sobre el Tren Maya, realizada los días 14 y 15 de diciembre de 2019, en la que participó solo el 2.86 por ciento de la población inscrita al padrón electoral en 84 municipios de los estados implicados: Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas.

En Yucatán donde se instalaron 112 mesas, participó menos del uno por ciento de la población.

Aun así, los planes continuaron: del 2 de julio al 30 de noviembre de 2020 se puso a consulta pública la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de la Fase 1 del Tren Maya, que corre de Palenque, Chiapas, a Izamal, Yucatán.

En ambos procesos se constataron violaciones al derecho a la consulta y consentimiento previo, libre e informado, comunicadas tanto por colectivos de defensoría de derechos humanos como por la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH).

La falta de adecuación cultural de las consultas derivó en una baja participación de mujeres indígenas y, por el contrario, una mayoría de autoridades municipales y ejidales.

La base de ese proceso participativo, señalan Roberto Sánchez y Miguel Anguas, integrantes de Kanan Derechos Humanos, era consultar a los pueblos y comunidades indígenas, y equiparables, para decidir de manera informada sobre el proyecto.

Por lo que, para obtener dicho consentimiento, era necesario proveer de información relevante y aclarar dudas a las personas con procedimientos apropiados a las formas de participación y decisión.

Sin embargo, cuando el pasado 30 de noviembre Fonatur presentó el permiso para la fase 1 del tren maya, otorgado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Kanan y participantes de los municipios de Chocholá, Mérida e Izamal notaron la ausencia de información de la manifestación de impacto ambiental que había promovido Fonatur.

Lo señalado demuestra cómo se ha vulnerado el derecho de las comunidades de la región que cruzará el tren a tener una participación efectiva como lo establece la Constitución mexicana.

Deja un comentario

MÁS POPULAR

Fallece Cepillín a los 75 años de edad

Ricardo González, Cepillín, nació el 7 de febrero de 1946 en Monterrey, Nuevo León; se le había diagnosticado cáncer de columna

Activistas hacen público el incremento a la violencia de género en Yucatán

Mariana Beltrán Cortés Este 8 de marzo, activistas y defensoras se reunieron en el Monumento a la Patria, para...

Xbox cada vez más cerca de oficializar la compra de Bethesda

Alex Febles En septiembre del año pasado, Microsoft hizo públicas sus intenciones por adquirir Zenimax, y con ello, obtener...

La cifra negra de delitos de violencia sexual contra las mujeres ascendió a 98.6 por ciento en 2020

VeinteVeinte De julio a diciembre del año pasado, 98.6 por ciento de los casos de violencia sexual que sufrieron...