-0.2 C
New York
domingo, marzo 7, 2021
Inicio K'aj óolto'on La Santa Cruz de Piedra de Xocén defendió al pueblo maya de...

La Santa Cruz de Piedra de Xocén defendió al pueblo maya de un peor azote COVID-19

Alejandro Moreno Peña

Los custodios y sacerdotes de la Santa Cruz de Piedra en Xocén consideran el incendio del altar, el 28 de diciembre de 2019, como el anuncio de un castigo para la humanidad.

Considerado «ombligo del mundo» por los pueblos mayas, en esta comisaría de Valladolid los guardianes del santuario vieron en ese accidente que los santos protegen a la humanidad y al pueblo maya: se quemaron para salvar a la comunidad.

El fuego inició con una veladora cercana al Divino Niño, luego se quemó la Virgen de Guadalupe, el Santo Corazón de Jesús y de ultimo la Santa Cruz de Piedra.

La famosa cruz tenía colgados seis vestidos bordados, por lo que agarró fuerza la combustión. Los sacerdotes de Xocén creen que el incendio no se debió al descuido de los custodios que dejaron el altar una hora sino que los Santos se sacrificaron para recibir lo más fuerte del castigo que se avecinaba para el Mayab y el mundo.

Esa noche de Santos Inocentes llegaron 13 jmenes de diferentes partes de Yucatán y Quintana Roo. La tragedia aún no se publicaba en los medios cuando cada uno de los sacerdotes recibió por separado la señal de que algo malo había pasado en el centro del planeta.

Nuestro colaborador Bernardo Caamal Itzá publicó el 20 de enero de 2020 en El Blog del Arux, con el título “Santísima Cruz del Xocén le habló a los hijos del mayab”, que trece sacerdotes, en representación de los cinco centros ceremoniales de Quintana Roo y Yucatán (Chancá Veracruz, Tulum, Tixcacal Guardia, Chumpón y la Cruz parlante de Felipe Carrillo Puerto), estuvieron en Xocén para acompañar a la Santísima Cruz Tun. Entre ofrendas y plegarias pidieron clemencia por los castigos que se avecinan para el mundo.

La noticia en segundos recorrió el Mayab, ocasionó lágrimas y consternación, todos sabían que algo malo se avecinaba. Por la noche llegaron a la iglesia maya familias enteras de la península para rezar y presentar sus ofrendas en un ambiente fúnebre; las comitivas entraron hincadas y llorando, con velas en las manos.

El incendio tiene muchas connotaciones para el Mayab, por eso los grandes jmenes o sacerdotes, fueron convocados para conocer el significado de lo que aconteció a la Santísima Cruz considerada el ombligo del mundo, escribió Bernardo Caamal.

Los sacerdotes desconocen cuándo se levantará el castigo pero tienen certeza que la Cruz escucha las plegarias del pueblo maya y confían en que pronto estará bajo control la enfermedad que está causando muchas muertes en planeta.

“Ojalá Dios nos regale su bendición para que nos curemos con el paso de los días, tal vez nos toque verlo, no sabemos. Estamos bajo un castigo, no sabemos si el Santo Dios nos regale la vida el siguiente año”, señalaron los sacerdotes.

“En 2020 no hubo nada para comer, llegaron los huracanes e inundaciones, se perdió lo que sembramos”, añadieron.

Explicaron que el Santo Dios conoce sus designios, Él sabe qué estamos viviendo y nos salvará al paso de los días. El Santo Dios lo sabe, nosotros no podemos afirmar qué pasará el día de mañana o qué día llegarán aflicciones, no lo sabemos y si nos salvamos se debe a su grandeza. Ya lo vimos, todos los santos que se quemaron fueron los que se ofrecieron por nosotros, insistió el jmen.

El custodio Damián Noh Hay dijo que la gente maya llega con sus ofrendas para que la enfermedad no llegue a sus familias. Él temía por la congregación de feligreses pero uno de los sacerdotes de Chumpón le dijo que la única manera de estar tranquilo en estos tiempos de pandemia es ponerse en manos de Dios. Eso hizo.

En el altar principal del pueblo maya la gente no para de rezar por el fin de tanta muerte. Todos los días hay cuando menos una  “chan promesa” y los fines de semana se realizan entre seis y ocho.

La Cruz sufrió daños severos: se le desprendió un pedazo de piedra pero ya fue restaurado por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que durante un mes se concentraron en la reparación.

El 3 de mayo de 2020, día de la Santa Cruz, poca gente llegó al pueblo. Por la pandemia, la policía no dejó llegar a los antorchistas ni a los danzantes. Solo la gente de la comunidad cumplió su “chan promesa”.

No saben qué pasará éste año, cuánta gente vendrá a cumplir con su ofrenda. Xocén  continúa venerando la santa imagen en forma diaria; la gente del pueblo viene a prender sus velas o presenta una ofrenda, a ellos se suma uno que otro visitante de alguna comunidad de la Península.

Este febrero habrá gremios del 16 al 19. Durante cuatro días se presentarán en el altar de la Santa Cruz de Piedra los mejores platillos, desde una jícara de pozol o un vaso de horchata hasta un taco de pavo, relleno negro, relleno blanco, tzik de venado, el pibil waaj, mole, tamales o cochinita de jabalí, termina Noh Hay.

Deja un comentario

MÁS POPULAR

La tuza en el Mayab

Bernardo Caamal Itzá Cultivar las tierras de temporal no solo significa conocer bien nuestras semillas. Es necesario para los...

Contratiempos y pérdidas por “apagón” en Centro Histórico de Mérida

Por Alejandro Moreno Peña Un corte en el suministro eléctrico por más de 2.5 horas en el Centro Histórico...

Zonas arqueológicas continúan operando al 30 por ciento de su capacidad en Yucatán

El INAH prevé montarse al debate de las ciclovías con un análisis técnico del proyecto Por Alejandro Moreno Peña

Evangelion transmitirá los primeros 10 minutos de su nueva película por YouTube

Alex Febles Evangelion es sin duda uno de los animes más influyentes e importantes, tanto en su país de...