-0.2 C
New York
miércoles, marzo 3, 2021
Inicio Las del Día Puentes (anti)peatonales: disfrazados de inclusión y buena intención

Puentes (anti)peatonales: disfrazados de inclusión y buena intención

Para una administración que busca transitar a otras formas de transporte, los puentes “peatonales” no son una respuesta congruente

Mariana Beltrán Cortés. Imágenes: César Rovelo

Presentados con un diseño vanguardista, que dista de cumplir con eficacia una función de seguridad, los puentes peatonales que proyecta construir el gobierno del estado de Yucatán en alianza con el ayuntamiento de Mérida, están orientados a privilegiar a los automovilistas.

Con un costo total de 78 millones de pesos, ambas autoridades pretenden construir cinco puentes peatonales nuevos, cuatro puentes peatonales temporales y darle mantenimiento a ocho existentes, a fin de elevar la calidad de vida y seguridad de las y los yucatecos.

La obra integrada en el Programa Conjunto de Mejora a la Movilidad y la Infraestructura Vial, contempla en palabras del comunicado emitido del proyecto, mejorar el flujo peatonal y vehicular, así como garantizar la accesibilidad universal con la construcción de modelos elevadores con capacidad para sillas de ruedas, bicicletas y triciclos.

Sin embargo, tanto estudios como especialistas en diseño del hábitat en el estado sustentan que los puentes (anti)peatonales, en la práctica son infraestructuras con movilidad restringida, que aumentan la vulnerabilidad y exclusión social, para personas como los adultos mayores, personas con discapacidad motriz o visual, además de niños, niñas y mujeres en general.

Un ejemplo de ello es que para cruzar un puente peatonal se necesitan dar más de 200 pasos y un esfuerzo extra para poder subir y bajar, mientras que, con un cruce seguro se requieren 48 pasos máximo, dice Regina Santos, fundadora de Reflexiones de una Diseñadora del Hábitat

“Como mal lo indica su nombre, los puentes peatonales no priorizan al peatón, privilegian a los automovilistas. En este proyecto, no hay un análisis de uso y deseo de los peatones, que permita evaluar soluciones efectivas. Lo que sí hay, es un diseño vanguardista que intenta vender distintas ventajas, como que permiten el flujo de los automóviles y que las personas crucen de manera segura”.

La construcción y mantenimiento de estos cruces peatonales elevados, de acuerdo con el ayuntamiento de Mérida, es una respuesta al crecimiento acelerado que ha tenido la capital yucateca durante los últimos 10 años, en los cuales, el número de vehículos y accidentes aumento más del 45 y 163 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, Regina Santos plantea que lejos de ser una estructura segura e inclusiva, la añadidura de ascensores pone en mayor riesgo a quienes la usarán en la práctica.

“La implementación de elevadores podría significar un riesgo mayor para quien usa el elevador. No solo porque con el desuso de la infraestructura incrementa la inseguridad, sino porque no se ha planteado cómo se les va a dar mantenimiento. Qué pasaría si alguien se queda atorado dentro y no hay vigilancia que alerte a las autoridades. Realmente no es algo que atienda los problemas de movilidad de los y las viandantes del circuito.”

Además, señala, el periférico actualmente no es congruente con la finalidad que tenía años atrás. Pues, aunque sigue siendo una vía de alta velocidad, ahora que la ciudad creció y lo traspasó, la prioridad debería ser adaptarlo como una vía extra dentro de la urbe, para que las personas que se movilizan por ahí puedan transitar con seguridad vial.

“Si en lugar del paso peatonal elevado, el gobierno pusiera cruces seguros, estaría obligando al automovilista a bajar la velocidad y a ceder el paso con infraestructuras viales, como las banquetas, la señalización.”

“De hecho, en algunos estados como Puebla, se ha optado por instalar “cruces seguros”. Esto sucede porque la preocupación por la seguridad vial de todos los usuarios ha incrementado.

Pero aún con la presencia de puentes peatonales, especialistas en movilidad hemos observado que lo peatones se siguen encontrando en riesgo, porque sobre todo en el periférico se ubican en lugares apartados, donde no hay seguridad, y las condiciones se prestan para asaltos, robos y hechos de más riesgo.”

Para la diseñadora del hábitat con área a fin la movilidad, la solución a largo plazo se centra en ir más allá de las intenciones: con políticas públicas, infraestructura y educación viales.

“Debe plantearse como prioridad generar una ciudad más humana, donde el diseño sea para facilitar el acceso seguro e incluyente a todos los usuarios. Eso implica ofrecer estructuras integrales donde el peatón se perciba con mayor seguridad.”

Deja un comentario

MÁS POPULAR

Magistral programa de la OSY: Concierto para clarinete de Mozart, y obras de Ravel y Prokófiev

VeinteVeinte Una de las partituras escritas más bellas en la historia de la música, la del Concierto para clarinete,...

Cruz Roja abre convocatoria para paramédicos

VeinteVeinte Al realizarse en línea la reunión informativa para ingresar a la generación 32 de la Escuela Estatal de...

La importante labor de las parteras yucatecas en 2021

VeinteVeinte En el municipio de Sotuta Belem Tun Canto tiene 20 años como partera. Su trabajo no se limita...

San Diego Comic Con será un evento virtual nuevamente este año

Alex FeblesLa San Diego Comic Con es un evento que desde hace 50 años reúne a fanáticos y entusiastas del cómic. En...