30 C
Yucatán
miércoles, febrero 24, 2021
Inicio slider Una “tormenta perfecta” generó la crisis energética en Estados Unidos y México

Una “tormenta perfecta” generó la crisis energética en Estados Unidos y México

Juan José Tun Cosío

Un invierno extremo inesperado; la falta de previsiones para el funcionamiento de los equipos generadores de energía en esas condiciones; la baja producción de gas natural; una alta demanda de energía en los hogares y un alza exponencial en el precio de los insumos para la producción de energía fueron los elementos de una “tormenta perfecta”, una crisis energética que afecta a Estados Unidos y a México y que amenaza con extenderse al menos durante todo el mes de febrero.

Entendiendo el origen

El sistema eléctrico de EE.UU. se conforma de tres partes: la Interconexión Este y la Interconexión Oeste se encargan de 48 estados, mientras que el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT, por sus siglas en inglés) está separada de los otros dos por motivos históricos. 

La “independización” del sistema eléctrico texano se formalizó en 1935 durante la aprobación de la ley de Energía Federal, durante el gobierno del presidente Franklin D. Roosevelt. ERCOT se conformó en 1970, luego de un gran apagón en el noreste en 1965 y aunque se mantiene fuera de la jurisdicción federal debe cumplir con los estándares nacionales.

ERCOT no cubre en su totalidad al estado, sólo controla 75 por ciento de Texas, pero llega a 90 por ciento de los hogares. Mantiene dos conexiones directas a México: una a través de Laredo, de 100 megavatios, y otra por McAllen, con 300 megavatios. Según ERCOT, las conexiones a México son menores comparadas con la electricidad que consumen los texanos, que en un día de verano supera los 75 mil megavatios.

Suma de factores

Texas depende en gran medida del gas natural, especialmente en épocas de alta demanda, para suministrar energía al estado. Directivos de ERCOT afirman que la infraestructura de gas natural, desde bombearlo desde el suelo hasta llevarlo a las plantas generadoras de energía, no estaba preparada para las bajas temperaturas de la reciente tormenta invernal.

En la actualidad casi la mitad de la producción de gas natural de Texas se detuvo por las temperaturas extremadamente bajas, mientras que la congelación de componentes en las plantas de energía de gas natural ha obligado a algunos operadores a detener operaciones.

Para dar una idea de las dimensiones del problema, el pronóstico de demanda máxima de electricidad que tenía ERCOT en noviembre pasado fue de 67 gigavatios, pero durante la tormenta llegó a más de 69 gigavatios. Aunado a ello, hasta el martes, 16 gigavatios de generación de energía renovable, principalmente eólica, fallaron y 30 gigavatios de fuentes térmicas (gas, carbón e incluso energía nuclear) fueron desconectados, lo que les dejó sólo con 21 gigavatios de capacidad.

Las plantas de energía de gas natural no tienen mucho almacenamiento de combustible y dependen del flujo constante del energético. Según S&P Global Platts, a principios de febrero los operadores de Texas producían cerca de 24 mil millones de pies cúbicos al día, pero el lunes la producción se desplomó a 12 mil millones de pies cúbicos al día.

ERCOT afirma que algunas plantas de energía ya estaban desconectadas desde antes de que comenzara la crisis, lo que agravó la situación. Las plantas en Texas por lo general realizan labores de mantenimiento y actualizaciones en invierno, cuando suele ser baja la demanda de electricidad, con el fin de estar preparados para la extrema demanda durante el verano.

Es posible «acondicionar” para el invierno las centrales eléctricas de gas natural y las turbinas eólicas, sostiene ERCOT, lo que evitaría interrupciones importantes. Muchas de ellas vienen efectuando dichos ajustes luego de la tormenta invernal de 2011, pero aún muchos generadores de energía de Texas no efectúan las inversiones necesarias, lo que se sumó a la crisis que se vive hoy en día.

Pese a las presiones de legisladores locales, ERCOT no ha dado una fecha para el restablecimiento normal del servicio, solo informó que tardarán “días”. 

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó ayer a los productores locales de gas natural que vendan el combustible a los generadores de energía en el estado, como medida para restaurar la electricidad a millones de hogares, cuyos habitantes viven en la oscuridad y el frío. La medida compromete aún más la delicada situación al otro lado de la frontera sur.

La crisis llega a México

México importa desde Texas gas natural para alimentar sus centrales generadoras, pero la falta del energético ha provocado cortes en el servicio eléctrico, los cuales incluso afectaron a estados tan distantes de la frontera norte mexicana como Yucatán.

El lunes, casi cinco millones de usuarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en estados fronterizos con Texas se quedaron sin electricidad. El 79 por ciento del servicio fue restaurado al final del día, pero la falta de energía terminó afectando al resto del país en las siguientes horas.

El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) —que regula a la CFE y a las empresas privadas generadoras de energía— informó que desde el martes se ejecutan «cortes de carga rotativos y aleatorios» en el país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador atribuyó el problema a la tormenta invernal de Texas, que además de la afectación a las líneas de suministro de gas ha elevado el precio del combustible.

Algunas fuentes consultadas por VeinteVeinte explican que antes la CFE obligaba a las empresas privadas a comprarle el gas natural para operar, pero que desde el comienzo de esta administración la paraestatal comenzó a tener problemas para abastecerlos, por lo que dejó que éstos adquirieran el energético en el mercado, pero ahora, con el aumento exponencial de los precios les fue imposible comprar el gas y han parado su producción. En tanto, la CFE tampoco tuvo la capacidad para la adquisición en el precio actual y lo poco con lo que contaba es con lo que está produciendo energía.

Este es el segundo apagón masivo que padece el país en los últimos dos meses. A finales de diciembre 10.3 millones de usuarios se quedaron sin luz debido a supuestas fallas en plantas privadas de energías renovables, lo que a la luz de los expertos es imposible debido a que la generación eólica y solar es una pequeña parte del sistema.

Algunos ven el momento ideal para que la administración de López Obrador arremeta contra las empresas productoras y fortalezca su idea de dar preferencia a la CFE, pero en realidad sólo se reforzaría la alta dependencia a una sola forma de producción de energía, con tecnologías poco eficientes, algo que las alternativas sustentables contribuirán a solventar si tuvieran más apoyo en lugar de restricciones.

Deja un comentario

MÁS POPULAR

En memoria de María Pilar, vecinos organizan una colecta para cubrir los gastos

María llevaba años de ser víctima de violencia física, emocional y patrimonial Mariana Beltrán Cortés En...

SCNJ pospone la votación del caso de matrimonio igualitario en Yucatán

Por Mariana Beltrán Cortés La primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió posponer...

Para el 64% de las empresas será difícil respetar la desconexión de sus colaboradores: “Termómetro Laboral”

3 de cada 10 organizaciones necesitan más información legal para poder realizar nuevas firmas a contratos laborales para cumplir con la regulación

La Kafka Divina XLIV

Por Tony Peraza