-0.2 C
New York
lunes, marzo 8, 2021
Inicio K'aj óolto'on El pueblo maya y su realidad de hoy

El pueblo maya y su realidad de hoy

Bernardo Caamal Itzá

Marginación y discriminación por ser maya ¿Será que permeará hoy en día en estas fechas cuando muchos se golpean el pecho para hablar de la cultura maya?

En este frío despertar del lunes, ante todo un abrazo fuerte, en su día, a mis colegas agrónomos. Y bueno, aprovechando que ayer se celebró el Día Internacional de la Lengua Materna, les comparto un audio antes de pasar a mi reporte:

Ba’ax ken k chíinjo’olt ti’ le k’iina’ ¿Qué celebramos ayer, 21 de febrero, Día Internacional de la Lengua Materna? Algunos dirán que la conquista de algunos espacios para dignificar a las culturas; otros, que es la oportunidad para hablar de nuestra cultura.

Tu’uxi’ ¿En cuál espacio? Nos debemos preguntar, si tan solo en nuestro alrededor, tenemos esa oportunidad de observar, es notorio que muchos darán a conocer sus cantos, su poesía que nace desde la profundidad de la selva o el kili’ich t’aan {palabras sagradas} de la ceiba.

Chéen wáaj t’aano’ob ku sutk’ajal ich maayáaj ¿No será que solo son palabras las que se traducen literalmente en nuestro idioma o mejor dicho se calcan muchas de las veces? ¿Qué tan cierto es? Nos debemos cuestionar, tal vez muchos nos digan, hay noticias en maya en la radio y en la televisión, y ahí los mayas estamos presentes.

Tu jaajil wáaj ti’ yano’on te’ela’ ¿Qué tan cierta es nuestra presencia en el espacio púbico?, ¿Será que cuando se habla en maya en los medios oficiales realmente abordan temas de nuestra vida? O solo son espacios dedicados a la cultura maya, pero para referirse románticamente de “aquellos mayas muertos” o que en se encuentran en los museos, o solo esa traducción literal de esas notas cocinadas en los llamados “cuartos de guerra” o áreas de comunicación social de los tres niveles del gobierno.

Wáaj ka ek xíixte’ Hay poco presupuesto para las comunidades mayas, las instituciones que trabajan para dignificar nuestra cultura están ausentes en las comunidades; de inicio, hay una dependencia del gobierno de Yucatán llamada INDEMAYA ¿Qué está haciendo? Solo un programa radiofónico para abordar las acciones del gobierno en turno en lengua maya, o para hablar de los mayas muertos.

Si bien hace muchos años hay acompañamiento en los traslados del cuerpo de los difuntos que se mueren en Estados Unidos, ahora cuando eso sucede no solo reina la desinformación, sino que muchos de los que trabajan en estas instituciones perdieron interés en apoyar a sus ciudadanos.

Ahora, muchos se enfrentan a la desinformación y ante la falta de programas sensibles a la realidad en que viven los ciudadanos que tuvieron la osadía de ir a trabajar ahí con el fin de mantener viva la esperanza de los suyos.

Cuando fallece un paisano en la unión americana ya no es fácil regresar sus cuerpos al lugar de origen. Los suyos no solo se enfrentan a la alta burocratización de lo que significa reclamar el cuerpo “sino que no hay lana” y peor en estos tiempos en donde no hay empleos y menos dinero, los hijos del Mayab, apenas alcanzan unos centavos para mal comer.

Educación.- Si considerar la situación de los profesionales hijos del pueblo maya, en este caso se enfrentan al castigo de un sistema “tan solo en el método de selección” luego, aunque exista esa buena voluntad de parte de los profesores que trabajan en ella, pero en la práctica no cuentan con las mínimas condiciones para hacer su labor, al final, el sistema termina premiando a los maestros “que caminaron a lado de los políticos” entonces, cada vez más lejos de promover el profesionalismo y mejorar el nivel académico de los niños y niñas mayas de estas regiones, en sí solo terminan solo por “enseñarles maya” al estilo occidental, lleno de palabras huecas e incoherentes y que al final, en lugar de amar esos conceptos, In yaakumech {te quiero}, ti’ yanech ich in puksi’ik’ale’ {estás en mi corazón}, ta wéetel yanen {Estoy contigo}, le i’inaja’ kin k’ubik tech yéetel in puksi’ik’al {Te entrego estas semillas con todo mi corazón}, in ki’ichpam na’ tin k’a’ajesikech {Mamá, ¡cómo te añoro!}, entre tantas frases que no solo le da vida a quienes lo pronuncian sino a quienes lo comparten.

Aún hace falta revisar la actuación de otras instituciones, como los telebachilleratos y los colegios de bachilleres, en donde a los jóvenes mayas se les imponen uniforme del color del bando político que gobierna, y de libros impresos de editoriales, amigos del sistema, y peor aún, a pesar de que los altos directivos saben de la enorme deserción escolar que hay en los pueblos originarios, terminaron por aplicar altos costos a sus tarifas de inscripción, al final es un negocio galopante del gobierno en turno.

Salud. – Aún hay tantos atropellos en este sistema y peor ahora ante la COVID-19. Muchos trabajadores mayas sufren en carne propia la falta de recursos para mejorar su labor y la presión “por sacar la chamba” con lo que tenga a la mano, mientras que los gobiernos en turno, siguen hablando de cifras de camas disponibles, pero no hablan de lo que significa la atención de calidad al que tiene derecho el indígena maya.

“Uno no va a una clínica u hospital porque quiere sino porque por no hay dinero para pagar los servicios de salud, y peor, ahora con la situación de los servicios, y muchos temen hablar, porque abrir la boca implica a que te cataloguen “como malagradecido”

Derechos humanos e instituciones de justicia.- ¿Realmente están con los pueblos o es solo son un andamiaje burocrático que, lejos de cumplir con su encomienda institucional, termina por venderse al mejor postor, y violentan a los pueblos, terminan por ser “perdonados” por “la ley hecha a modo”

Como cronista de los hechos en Peto, tan solo en el caso de múltiples casos denunciados a los derechos humanos, como es el caso de los mototaxistas, mujeres golpeadas por la policía, entre tantos casos, los de derechos humanos, redactan documentos en ir y venir de papeles, pero no hay nada, es más terminas por gastar el poco de dinero que tienes, y lo peor en los tiempos de crisis y de la falta de empleos.

Televisión.- Todos los días vemos un sistema informativo “hecho a modo” que hablan de los problemas cotidianos que suceden en las ciudades y “solo traducidas al idioma maya” realmente no hay espacios reales para mostrar esas noticias que a diario nos enteramos y que los hijos del pueblo maya, postean en las benditas redes sociales.

Radios indigenistas. – Nacieron con objetivos que han variado en las últimas décadas y se han mejorado esas leyes, pero lejos de un impacto social, esos medios que trabajan para los pueblos mayas se han convertido en rocolas que transmiten noticias gubernamentales “hechas en maya”.

Aquellas radios nacieron con programas sobre plantas medicinales, cuentos del Mayab, experiencias milperas y otros temas que dignificaron la cultura maya en la década de los ochenta y parte de los noventa. Tan solo Radio Xepet tuvo más de 26 profesionales, verdaderos profesionales en la locución en maya, milperos y conocedores de su cultura, pero con el paso de los años estos “fueron liquidados” y ahora solo quedan menos de cinco de ellos, y con una carga laboral de una radio que transmite las 24 horas.

Se imaginarán como mantener una radio al servicio del pueblo maya, en donde las notas nazcan en el seno comunitario, escuchen esa voz cálida en su idioma, sus programas que aludan temas que potencien su desarrollo cultural ¿Y quién los hará?

De inicio los equipos radiofónicos están a punto de explotar, computadoras sin mantenimiento y muchas de ellas con más de 14 años de uso, consola que problemas serios, transmisor que por ratos falla, y un personal agotado, y que en los últimos dos años, se quedaron con pocas prestaciones, y lo peor explotados al máximo con trabajos por más de 14 horas diarias.

Quienes conocemos los inicios de la radio y de quienes lo trabajan, sabemos de su alto profesionalismo y compromiso con el pueblo maya, pero los “jefes” de oficinas centrales del Instituto Nacional para los Pueblos Indígenas (INPI)- les han cargado la mano, incluso, les han quitado sus pocas percepciones salariales, mientras que sus compañeros sindicalizados, siguen cobrando su salario mientras mantienen su huelga, y lo peor es que la institución está representado por un destacado integrante de los pueblos originarios pero sin atender la realidad de los pueblos originarios de México ¿Qué estará pasando?

Lo cierto es que las estadísticas parcialmente muestran la realidad, pero quienes tienen la oportunidad de hacer sus recorridos en los territorios donde aún se reproduce la cultura maya encontrará una alta tasa de migración, violencia institucional y programas que fragmentan aún más el tejido comunitario del gran pueblo maya.

Seguramente hablar de estos temas no es del agrado de muchos, pero hay que tener claridad, antes de hablar del ya’axche’ que habla a los suyos o golpearse el pecho cantando las mañanitas en maya, hasta donde realmente estamos trabajando para los pueblos mayas.

Deja un comentario

MÁS POPULAR

Fallece Cepillín a los 75 años de edad

Ricardo González, Cepillín, nació el 7 de febrero de 1946 en Monterrey, Nuevo León; se le había diagnosticado cáncer de columna

Activistas hacen público el incremento a la violencia de género en Yucatán

Mariana Beltrán Cortés Este 8 de marzo, activistas y defensoras se reunieron en el Monumento a la Patria, para...

Xbox cada vez más cerca de oficializar la compra de Bethesda

Alex Febles En septiembre del año pasado, Microsoft hizo públicas sus intenciones por adquirir Zenimax, y con ello, obtener...

La cifra negra de delitos de violencia sexual contra las mujeres ascendió a 98.6 por ciento en 2020

VeinteVeinte De julio a diciembre del año pasado, 98.6 por ciento de los casos de violencia sexual que sufrieron...