-0.2 C
New York
domingo, marzo 7, 2021
Inicio Las del Día Aprendizajes técnicos y de vida de un joven paramédico en tiempos de...

Aprendizajes técnicos y de vida de un joven paramédico en tiempos de pandemia

Juan José Tun Cosío

Jaime reconoce que los peligros a los que está expuesto en su vocación preocupa a su familia y con la pandemia se agravó la inquietud, pero confía en su capacitación y experiencia como uno de los 192 paramédicos de la Delegación Yucatán de la Cruz Roja Mexicana.

Año y medio de formación como Técnico en Urgencias Médicas, más de 400 horas de prácticas a bordo de una ambulancia y de 50 horas en la Central de Comunicaciones de la institución le prepararon para afrontar situaciones de gran estrés y peligro.

Hoy, han sido los protocolos sanitarios y de protección personal los de mayor utilidad para la labor que realiza, en medio de una pandemia que ya cobró la vida de uno de sus compañeros y donde 12 más se han contagiado de COVID-19.

Sin una manifestación previa en su juventud en temas del área de la salud, a Jaime Díaz Solís comenzó a generarle interés los servicios de urgencia y prehospitalarios luego de que un conocido suyo −cuyo padre es paramédico− le platicó sus vivencias.

Habiéndose acercado a la Benemérita institución para cursar la carreta técnica y ya con todas las herramientas necesarias que ésta le otorgó, el joven tuvo su primer servicio en ambulancia: un accidente carretero en la zona de Hunucmá, al poniente del estado, en el que resultaron lesionadas una madre y su pequeña hija, quienes por fortuna presentaban heridas leves.

“Fue un momento de mucha adrenalina, sobre todo durante el trayecto al lugar del accidente, pero te das cuenta que lo que aprendes lo pones en práctica”, cuenta Jaime, de 24 años de edad, uno de los paramédicos más jóvenes de la institución.

Pero no sólo ha sido un aprendizaje técnico sino también de vida: otro accidente carretero al que acudió a prestar sus servicios le hizo reflexionar sobre la importancia de responsabilidad, luego de que una persona falleció en el lugar y otra más resultó con heridas de gravedad mientras que las personas que ocasionaron los hechos se encontraban ebrios y sin lesiones.

“Me dejó marcado esa irresponsabilidad”, confiesa y quizá por ello asegura que, aunque es algo extrovertido, le pone seriedad a su trabajo.

Jaime cuenta que los orígenes profesionales de quienes forman esta “hermandad” es un tanto sui géneris. “Creo que las diferentes formaciones nos enriquecen al momento de evaluar cómo abordar una situación, por ejemplo, una compañera tiene estudios de pedagogía y eso le brinda muchas herramientas para la atención de pacientes pediátricos”.

Como es evidente, su labor lo deja altamente expuesto a accidentes y contagios, y la pandemia incrementó el riesgo. Hasta mediados de febrero, los paramédicos de la Cruz Roja Mexicana habían brindado 1,669 servicios a personas contagiadas de COVID-19 o sospechosas de padecer Coronavirus.

El joven considera que el bajo número de contagios y decesos entre el personal se debe en gran medida a buenas prácticas sanitarias implementadas desde mucho antes de la pandemia, las cuales incluyen protocolos sanitarios y uso adecuado de equipo de protección personal.

El protocolo establecido ahora para la prestación de servicios de emergencias por la pandemia incluye desde la aplicación de un breve cuestionario en la atención de las llamadas de emergencias para detectar posibles riesgos, el uso de trajes y equipo especiales de ser necesario y procesos de desinfección de ambulancias, equipo y personal durante y después del regreso a la base.

El esfuerzo y el riesgo que implica la labor que desempeña Jaime han hecho que mantenga estrechos lazos de unión con sus compañeros y compañeras, con los que, sumadas las horas de turnos de servicios, convive 180 días al año y de los que también se siente orgulloso. “Desde el comienzo de la pandemia no hemos parado y todos dan su mejor esfuerzo, todos están en pie y motivados por seguir trabajando”.

“Lo más satisfactorio y lo que nos motiva es que la gente ve en nosotros esperanza, por la institución que representamos”, afirma Jaime, quien es claro en mandar un mensaje, en especial a los jóvenes: “Cuídense mucho y sean responsables con las medidas de higiene y protección personal para que pronto podamos todos librarnos de todas las restricciones que vivimos”.

Deja un comentario

MÁS POPULAR

La Kafka Divina: LV

Por Tony Peraza

Espiritualidad, religión, astrología y ¿ciencia?

En este episodio discutimos la manera en la que la llamada espiritualidad, se ha convertido en una forma de religiosidad encubierta que ha logrado inmiscuirse en ámbitos científicos, académicos, universitarios y cotidianos.

How effective the bike lines will be in order to improve people’s transportation in Merida?

By Mariana Cortés Beltrán The bike line’s installation in different points of Yucatan’s capital will allow to have new...

Bike lines in Merida: for some it is a feasible project, but for others is a construction work that only benefits a minority

By Luis R. Castrillón In the midst of criticism, the construction of cycle paths' project in Merida is moving...